LAS RESTAURACIONES DEL CUADRO DEL NAUFRAGIO

por

El 17 de noviembre de 1995, “El Oriente de Asturias” se hacia eco de que durante aquellos días se exponía en la Casa Municipal de Cultura el cuadro del Naufragio de la “Tijerina”, cuya restauración había importado la suma de 285.000 pesetas y que se realizó por encargo del Ayuntamiento, a propuesta de la Consejería de Educación y Cultura.

Añadía, que la obra se presentó a los llaniscos en el aula magna del centro cultural y que las restauradoras, Begoña Aristegui y Lola Solana, explicaron el tratamiento aplicado  y los pasos que siguieron en el trabajo de recuperación. Entre las autoridades que acudieron al acto se encontraban además del alcalde Manuel E. Miguel Amieva y el concejal de Cultura Antonio Nuñez, la presidente de la Cruz Roja María Rubio y el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores Ángel Batalla. 

Dicho cuadro, donado a la Sociedad de Salvamento de Náufragos por el benefactor de la Villa Sinforiano Dosal, había estado colgado en nuestra “Tijerina”, y su carga de dramatismo nos impresionó a varias generaciones de llaniscos. 

Se trata de un óleo sobre tela del siglo XIX de grandes dimensiones,  2,80 por 1,80, que representa, en la oscuridad, a un bote salvavidas zarandeado por una olas de altura excepcional, unas con las crestas pulverizadas por el viento y otras rotando sobre sí mismas, y a cinco marineros angustiados, empapados, exhaustos, y a lo lejos un barco hundiéndose.

Aquella restauración de 1995 fue la tercera, ya que a principios del siglo XX, el pintor, especializado en Marinas, y poeta gijonés Juan Martínez Abades, muy amigo del presidente de la Sociedad de Salvamento, hizo una primera reparación del cuadro, a la que siguió una segunda llevada a cabo en 1940 por el prestigioso pintor, unido a Llanes por vínculos familiares, Fernando Briones Carmona. 

 

Reproducción imagen, Valentín Orejas

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • PEPÍN DE PRÍA, EL CANTOR DE NUEVA
    José García Peláez, conocido como Pepín de Pría, nació en el barrio de los Pindales, en la Pesa de Pría, el 14 de diciembre de 1864. Era hijo de Manuel Antonio García Gutiérrez y de María Peláez Alonso, la cual murió a la semana de su nacimiento, por lo cual […]
  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad