LOS PARQUES EÓLICOS Y LA MAR.

por

Parece que se ha creado tal polémica sobre este tipo de energía renovable, que voy a ver si consigo aclararme.
Como generadores de energía, son los parques eólicos los que empiezan a tener una demanda cada vez mayor a nivel mundial, hasta tal punto que buscando la mayor producción de estos elementos, se ha llegado a la conclusión que los vientos en la tierra están condicionados a la orografía de la misma, por lo que se cree necesario el pensar en los océanos y mares para la instalación de estos parques, ya que en ellos el viento corre con más libertad, durante más tiempo y grandes distancias sobre agua sin obstáculos, es el fetch.

El “Hornsea 2”, a 48 millas de la costa de Yorkshire (Inglaterra), es el parque eólico más grande del mundo, y ya funciona a pleno rendimiento
Uno de los océanos, que parece estar en la mente de los científicos es el Atlántico Norte, pues un estudio de “Carnegie Science” ha descubierto que la velocidad del viento sobre los océanos podría permitir que las turbinas marinas generen mucha más energía que las terrestres, en particular en el Atlántico Norte donde estos parques eólicos ‘offshore’ (“costa afuera”), podrían cubrir la demanda eléctrica mundial, por el hecho de que las velocidades del viento son sustancialmente más altas y, en teoría, capaces de generar más energía en el mar que en tierra, además de ser más seguros para la vida de las aves (al encontrarse lejos de tierra y en zonas no frecuentadas), y menos perjudicial para los seres humanos.

Pero veamos, la denominada “plataforma continental” es la superficie de un fondo submarino existente entre lo que sería la orilla misma del mar, o sea, tierra firme, y el borde del talud, donde el lecho marino cae en picado hasta alcanzar grandes profundidades. Su amplitud desde la costa es variable, con anchuras desde escasos metros hasta cientos de kilómetros. A partir de ahí las aguas van ganando hondura hasta alcanzar los 200 metros de profundidad, considerándose entonces que entramos en el mencionado talud, que nos conduciría mar adentro hasta alcanzar, en algunos puntos del océano, las profundidades abisales.
La plataforma continental del “Canal de la Mancha” situado entre Inglaterra y Francia, mide 560 km de este a oeste y 240 km en su sección más ancha de norte a sur. Es el mar más pequeño y somero de los que rodean la plataforma continental europea (77.000 km²), con una profundidad media de 54 m. y máxima de 172 m.
Otras plataformas como la del mar Báltico con una profundidad media de 55 m. o la del mar del Norte, cuyas aguas tienen todas ellas profundidades menores a los 200 m. se extiende hasta el límite del margen continental, pero no menos de 370 km ni más de 650 km desde la línea de base, donde han sido instalados muchos de los parques eólicos marinos.


Visto esto, si nos trasladamos a nuestra península, nos encontramos con que la plataforma continental del Cantábrico alcanza, en el mejor de los casos, 35 km. de anchura. Es muy chiquitina
Esta plataforma, del Cantábrico se diferencia en eso de aquellos otros mares europeos (su plataforma continental es incomparablemente más estrecha) y se diferencia, además, en que contiene (en esa estrecha plataforma) una extraordinaria riqueza biológica, ya que tienen 300 ricos caladeros de pesca, tanto en su fondo como en sus aguas, hasta el talud que desciende en un relativo poco espacio hasta los m. de profundidad que nos encontramos en el “Gran cañón de Avilés” que comienza a tan solo a unos 12 km de la costa asturiana, alcanza una profundidad de casi 5000 metros y se le considera el más profundo del mundo.

Parece ser que la idea, es el montar estos «polígonos industriales de energía eólica marina», como ya se les empieza a denominar, por fuera de los 35 Km. mar adentro, a base de plataformas flotantes sobre las que ubicar los grandes aerogeneradores, tal y como ya han hecho los portugueses con su parque eólico instalado frente a las costas de Viana do Castelo.

Ahora bien, según el “Manifiesto de Burela”, no todo acaba aquí, sino que, al parecer, este parque para enviar la energía producida a las estaciones de tierra lo hace por medio de un cable que necesita una franja de servidumbre de 1200 metros, o sea una banda de 600 metros a su derecha, y otros 600 a su izquierda, bandas en las en sus aguas no cabe la pesca.
Al ser los parques eólicos, unas estructuras muy complejas, constituyen un nuevo riesgo para los ecosistemas de la plataforma, desde la primera fase de su construcción y operación, hasta la última fase de su desmantelamiento pues conllevan el riesgo de colisión de aves, e inciden de una manera directa, ya sea porque las tortugas marinas, o los mamíferos marinos pueden chocar o enredarse con este cableado, por el ruido generado que se acumula con otros sonidos procedentes de actividades humanas, como la navegación, e impacta negativamente en el comportamiento de estos habitantes de las Mar.

Los estudios realizados en los mares nórdicos, revisados durante el proyecto europeo “Pharos4MPAs” y el informe reciente de la “IUCN”, indican que estas infraestructuras también suponen otros problemas ambientales como los siguientes:
Como ya hemos dicho, la contaminación acústica causada por turbinas y el montaje de estructuras.
Contaminación por metales pesados procedentes de los “ánodos de sacrificio”. Un “ánodo galvánico” o “ánodo de sacrificio” es el componente principal de un sistema de protección catódica galvánica que se utiliza para proteger contra la corrosión las estructuras metálicas enterradas o sumergidas.
Daño de los fondos marinos por las anclas y el tendido y despliegue de cables.
Destrucción o modificación de los hábitats y su biodiversidad.
Efectos dañinos de los campos electromagnéticos de los cables sobre los peces y otros recursos pesqueros.
Es importante recordar que costa norte española alberga uno de los patrimonios de biodiversidad marina más importante de todo el perfil marino español.

El anclaje de aerogeneradores flotantes de energía eólica puede generar riesgos para los ecosistemas marinos
Por lo tanto y debido en ese sentido a lo expuesto por la “Plataforma Manifiesto de Burela”, que, uniendo a la flota pesquera del Cantábrico, ha protestado por los planes de implantar la industria eólica marina, en calderos y zonas protegidas de nuestro litoral marino, que afectaría a miles de puestos de trabajo del sectos, al considerar que los parques eólicos marinos no soin compatibles con la pesca en la plataforma continental cántabra,
Solo la flota que faena en el Cantábrico-Noroeste, como nos explican desde el Manifiesto de Burela, está compuesta por casi 5.000 embarcaciones, número muy mayor al registrado en Dinamarca (2.034), Bélgica (64), Países Bajos (839) o Alemania (1.293 barcos), países todos ribereños de los mares Báltico y del Norte.
Buena Mar y hasta la vista amigos
Fernando Suárez Cué

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]
  • Un faro
    Tertulia “Casa del Mar” (Cote, Tiquiqno, Paco y Ramón) Un faro -T: ¡Home manín!… ¿Pegaronsete las sábanas? T’abamos esperándote, así que tomate un pichín de merluza, que por cierto está recién hecha, y vamos para La Barra, a ver qué semblante tiene “la novia”, ya que pensamos el ir a […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad