En la actividad colectiva de la caza de las ballenas era fundamental la aproximación y coordinación, y precisaba gran destreza tanto de patrones como de remeros para colocarse, sin excesivo chapoteo, al lado del cetáceo.

En cuanto al arponero, colocado a proa, era persona fornida y experimentada.

Una vez cazadas se llevaban a tierra durante el día, y los lugares de arribada eran el sable de San Antonio (Nueva) y el de Estacones (Villa de Llanes).

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas – Playa de San Antonio

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad