En la actividad colectiva de la caza de las ballenas era fundamental la aproximación y coordinación, y precisaba gran destreza tanto de patrones como de remeros para colocarse, sin excesivo chapoteo, al lado del cetáceo.

En cuanto al arponero, colocado a proa, era persona fornida y experimentada.

Una vez cazadas se llevaban a tierra durante el día, y los lugares de arribada eran el sable de San Antonio (Nueva) y el de Estacones (Villa de Llanes).

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas – Playa de San Antonio

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar