La embarcación “Alfonso Juan”, de Llanes, propiedad de Alfonso Díaz Cue, “El Negrín”, se hundió en la madrugada del pasado miércoles, día 31 de enero, a la altura de Cabo la Mar, dos millas mar adentro.

La causa parece haber sido un cortocircuito que se produjo en la sala de máquinas, mientras la tripulación se encontraba faenando, ocasionándose un incendio con posterior explosión.

Pese a los esfuerzos de la tripulación para sofocar el incendio, la embarcación se hundió y sus tripulantes, Alfonso Díaz Garrobo y Manuel Díaz Vallina, sufrieron graves quemaduras.

Minutos después, el pesquero “Reiger Juan”, con base en Gijón, que se encontraba faenando en aquella zona, acudió al lugar del siniestro tras haber recibido una llamada de socorro.

Los marineros llaniscos, que se encontraban ya en la lancha neumática auxiliar a la que habían podido acceder tras ímprobos esfuerzos, fueron trasladados a Ribadesella y desde aquella villa al Hospital Central de Asturias.

En las labores de rescate colaboró decisivamente un helicóptero de Protección Civil.

El “Alfonso Juan”, de 12 metros de eslora, fue construido en los astilleros Vda. e hijos de José Martínez, de Foz, Lugo, en el año 1977 y se hallaba en perfecto estado de conservación y equipado con los más modernos elementos que en la actualidad se exigen a este tipo de embarcaciones.

La noticia causó sorpresa y conmoción en todo el sector pesquero de nuestro litoral y en esta villa, donde los marineros siniestrados son muy estimados y queridos. (EOA).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad