Es legendario que los marineros de Llanes nunca se “dejaron pisar” y lo demostraron incluso pleiteando contra los más poderosos.

A través de los siglos hay multitud de grandes y pequeñas historias que acreditan su fortaleza y resistencia ante las injusticias.

Entre ellas, traemos una que ocurrió el 6 de marzo del año 1913. En la marea de ese día la vapora “Concepción” entró con unas 40 arrobas de bocarte, que pagaban los fabricantes a 7,50 pesetas sobre el muelle, indicando que no fueran a la Rula porque no les iban a pagar más. Pero los marineros, en su natural afán de sacar más fruto de su duro y peligroso trabajo, fueron a la subasta y vendieron cuatro arrobas, a mejor precio, a las mujeres que se dedicaban a la reventa.

Esto contrario a los salazoneros y entonces de las 7,50 pesetas que habían ofrecido en el muelle, bajaron a 7 pesetas. Los pescadores no se conformaron con esto, que consideraron un castigo por su falta de docilidad, y a pesar de estar sin descansar se hicieron a la mar con la pesca a la búsqueda de otro puerto para vender el bocarte.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, ¡Puerto, Puerto, Puerto!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad