En días de temporal, desde el Paseo de San Pedro se ve el mar venir como dispuesto a llevárselo todo.

Y no hay espectáculo igual que esas olas, con sus crestas de espuma y cogiendo formas diferentes, embistiendo contra el acantilado.

Y casi se puede sentir que el agua, con la ayuda del viento, va moldeando la tierra.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2019/04/03/olas/.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad