Cuenta la tradición que la imagen de la Virgen de la Guía, después de guiar milagrosamente a aquellos marineros llaniscos que se vieron atrapados en una terrible tempestad, fue depositada en la capilla de San Antón Abad.

Sin embargo, la talla de madera aparecía una y otra vez en un cerro sobre la Villa, lugar en el que se acabó edificando su santuario.

Y así, al entrar en Llanes por mar, a lo primero que se van los ojos, por encima de todo lo demás, es a su venerada capilla.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orej

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2018/05/16/la-capilla-de-la-guia/.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad