TIEMPO DE BUFONES

por

Desde siempre, los temporales marítimos están asociados en mi memoria a los bufones, esas singulares formaciones geológicas que tenemos en el oriente de Asturias y que, al parecer, no se dan en ningún otro lugar del planeta.

Dicha relación surgió en el momento en que me anunciaron, siendo yo muy niña, que me llevarían a ver y a oír esa suerte de sifones marinos. Recuerdo que me consumía la impaciencia a la espera de que se produjeran las circunstancias precisas para que los bufones ofreciesen su espectáculo de lanzar agua por los aires. Mientras me imaginaba al agua y al aire haciendo diabluras en el interior de los acantilados para escapar juntos, aprendí de mareas y de los estados de la mar, que repetía como una letanía: fuerte, marejada, mar gruesa, mar muy gruesa, arbolada,montañosa y enorme.

Por fin, una oscura y fría tarde invierno, pero con la belleza que da el mal tiempo, al coincidir una marejada-de esas que hacen pensar que el mar, a pesar de ocupar ya las tres cuartas partes de la Tierra, todavía quiere más- y la pleamar, me llevaron al campo de bufones de Arenillas, en las proximidades de Puertas de Vidiago, que de aquellas, como los de Pría y Satiuste, aún no eran Monumento Natural.

Aunque, seguramente, la memoria ha editado mil veces la escena, siempre me veo a una distancia prudencial del surtidor principal, bajo una atmósfera cargada de humedad, contemplando cómo se eleva una columna de agua tan pulverizada que se podría confundir con humo, al tiempo que me estremecía al escuchar unos profundos y atronadores bufidos. Pero, sin duda, lo que más me sobrecogió fue notar que el suelo vibraba bajo mis pies, seguido de una sensación de mareo, como si no me encontrara en tierra firme.

Y esta evocación no viene a cuento por el temporal marítimo que azotó hace unos días nuestra costa, sino porque, a pesar de mi fascinación por los bufones, tardé en enterarme de la existencia de uno en Ballota, al que llaman de Santa Clara. Y tampoco, y eso es aún mas bochornoso, tenía noticia de que detrás de el Taleru, esa cueva tan poco corriente que no parece natural, hay otro que, cuando las olas se levantan y rompen en espuma contra los acantilados de San Pedro, salpica de agua salada el paseo.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2017/12/23/tiempo-de-bufones/.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

3 Comentarios

  1. Ballota

    ¿Al de Ballota no le llaman El Silenciosu?

    Responder
  2. Beatriz

    Buenas noches. Sra Perela me gustan mucho sus escritos
    Gracias

    Responder
    • Maiche Perela Beaumont

      Muchas gracias,Beatriz

      Responder

Deja un comentario

  • “LA IGLESIA CONSTITUYE EL VERDADERO SÍMBOLO DE LO QUE ES LA VILLA DE LLANES”
    En el año 2006, el catedrático Juan Ignacio Ruiz de la Peña pronunció una conferencia, trasladando a los asistentes al Llanes de la Edad Media. Entre sus palabras, “El Oriente de Asturias” destacó como titular. “ La iglesia constituye el verdadero símbolo de lo que es la villa de Llanes·. […]
  • “EL MATATE VA A SER POCU”
    Que fui el criu mas mimau por las tías de “Santana”, eso ya estaba escrito en el primer capítulo del ·Génesis”. Os cuento. Corría el año 1969 cuando en una verbena de las muchas que organizaba el “Bando de la Magdalena”, me tropecé con una pareja de franceses, más o […]
  • PELUQUERÍA HIGIÉNICA
    La peluquería Higiénica, que fue una de las más antiguas de Llanes, ya que se abrió a principios del siglo XX, estuvo primeramente en la calle Pidal, justamente en el local que hoy ocupa la acreditada  y selecta confitería “Ortegal”, trasladándose más tarde a la plaza de las Barqueras, a […]
  • EL ERMITAÑO DE LA GUÍA
    La ermita de la Guía tenía su ermitaño. A finales del del siglo XIX, lo era el tíu Millán, al que inmortalizó Bastasar Cue, en uno de aquellos retratos de tipos populares de la Villa.  Fue una personalidad en Llanes y su muerte tan sentida como la pérdida de un […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad