Entre 1153 y 1379, surgen las Cartas Puebla de nuevas villas cantábricas provistas de puertos marítimos y sus pobladores harán de la mar su principal actividad económica (pesquerías, caza de cetáceos y transporte marítimo). Estas villas se distribuyen en Galicia, Asturias, Santander, Vizcaya, Guipúzcua y San Sebastián. A resultas del incremento de las actividades pesqueras, nuevas rutas comerciales y la incapacidad de la política concejil, ocupada en sus disputas que les impiden dar respuesta a las demandas de las villas, se configuran las Cofradías de Mareantes. Éstas se identifican con el pueblo (gente honrada) y surgen como instituciones económicas con rasgos religiosos-benéficos, siendo acogidas con recelo por los monarcas de León y Castilla, ya que piensan que podrían desempeñar alguna función amortiguadora en las luchas de bandos políticos (gente privilegiada), acuciados por obtener beneficios de todas las actividades laborales de las villas marineras.

La fundación de la Cofradía de Mareantes de San Nicolás de Llanes, una de las más antiguas de Asturias, puede datarse entre 1350 y 1360.

 

Fuente, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad