¡QUÉ TIEMPOS JUGANDO A ‘CORTAR EL CEBOLLÍN’!

por

A cortar “el cebollín”. 

Qué tiempos aquellos de inocentes picardías, aquellos en los que después de cenar, y aprovechando esas maravillosas y cálidas noches que el Oriente de Asturias nos regala de vez en cuando, la criería de “Santana” y de La Moria, aprovechando la bajamar íbamos al Sablín a jugar a “Cortar el cebollín”.

De esto que os voy a contar no tengo constancia de que tan interesante deporte se practicara en otras playas, pero en el Sablín era un verdadero y legendario “dervy”

El juego consistía en formar dos grupos de igual número de componentes, en los cuales, nosotros ya muy adelantados al tiempo actual y bien entendida la igualdad del “feminismo”, lo formábamos tanto críos como crías. 

Se formaban dos equipos que se colocaban unos bajo el muelle Merlón (“La cabezona”), y los otros en el de enfrente (el muelle de “Tomás Herrero”), pues esos sitios “eran casa”, y se estaba seguro sin posibilidad de ataque por el contrincante

El juego consistía en correr tras alguno de los enemigos, para con un rápido movimiento de los brazos, como si fueran una guadaña, “segar las piernas” del contrincante y hacerle caer sobre la arena del Sablín, de la cual no se podía levantar hasta que otro compañero lo tocara, “salvándolo” así del castigo.

Todo iba bien, entre gritos y carreras, hasta que se oía la voz de alguna, más que airada participante femenina gritando… ¡Oye chaval, que eso “no ye el ·cebollín”!

Y es que como en todas las Mares del Señor existen todo tipo de seres vivos, alguno más vivillo que otro, y que si, efectivamente había hecho el movimiento de siega, pero no de un lado a otro, sino de abajo a arriba.

Por regla general, en ese momento las crías formaban una “piña defensiva”, y el juego se acababa con la misma rapidez que la inmersión de un submarino… “Con la velocidad y el ángulo previsto”.

Un abrazo, buena Mar y hasta la vista, amigos

Fernando Suárez Cué

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • EL SALERO
    El restaurante Sidrería Salero, sito en el Barrio de Pescadores, a un paso de la mar, fue una referencia en la hostelería llanisca. Contaba con un buen menú y también con una cuidada carta de comida tradicional, en la que destacaban los calamares en su tinta, los huevos con tortos […]
  • LA RULA
    Rolar: Del latín “rotulāre”: Dar vueltas en círculo. Lonja: Del francés “loge”. Genéricamente “edificio en el que se juntan mercaderes para subastas”, pero en nuestro caso, “abrigo de pesqueros para el mal tiempo y un excelente punto de venta para el pescado y marisco”.  Tradicionalmente la venta del pescado se hacía partiendo de un […]
  • LA CASA DE AMELIA  | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    A dos kilómetros de Llanes, en Poo, lindando con la carretera del Estado y con un sendero que lleva directo a la playa de ese pueblo, edificó, en el año 1877, Egidio Gavito de la Fuente, emigrante de México, una  sobria casa que está más influenciada por la arquitectura regionalista […]
  • Un faro
    Tertulia “Casa del Mar” (Cote, Tiquiqno, Paco y Ramón) Un faro -T: ¡Home manín!… ¿Pegaronsete las sábanas? T’abamos esperándote, así que tomate un pichín de merluza, que por cierto está recién hecha, y vamos para La Barra, a ver qué semblante tiene “la novia”, ya que pensamos el ir a […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad