Con sus fondos la Cofradía de los Honrados Mareantes de San Nicolás sostenía los más variados servicios; las procesiones y misas de “los buenos temporales”, las de los sábados y lunes por los difuntos y enfermos y otras fiestas religiosas y profanas (con danzantes ambas), hogueras, cucañas y farsas por los estudiantes en los días de Santa Ana, San Pedro, San Nicolás, la Patrona y San Roque; médico, cirujano, boticario, barbero, maestrescuela, faroleros; gastos de entierro y funerales de los asociados y sus familias.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, acuarela de Jesús Palacios, donada a la Cofradía por José Antonio Anca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad