Con sus fondos la Cofradía de los Honrados Mareantes de San Nicolás sostenía los más variados servicios; las procesiones y misas de “los buenos temporales”, las de los sábados y lunes por los difuntos y enfermos y otras fiestas religiosas y profanas (con danzantes ambas), hogueras, cucañas y farsas por los estudiantes en los días de Santa Ana, San Pedro, San Nicolás, la Patrona y San Roque; médico, cirujano, boticario, barbero, maestrescuela, faroleros; gastos de entierro y funerales de los asociados y sus familias.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, acuarela de Jesús Palacios, donada a la Cofradía por José Antonio Anca.

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar