Durante siglos, los cetáceos fueron para la Villa una importante fuente de beneficios económicos y promoción del comercio.

Proporcionaban:

  • Aceite, que se empleaba primordialmente para el alumbrado, y también como condimento culinario y calafateado de embarcaciones.
  • Carne, de gran calidad e importante consumo en Llanes, tanto fresca, en adobe o en salazón.
  • Piel, utilizada para confeccionar cinturones y cuerdas. 
  • Huesos, usados para construcción de casas, botones, piezas de ajedrez, collares.
  • Barbas, que servían para fabricar sillas, armaduras de corsés, varillas de abanicos, paraguas, sombrillas..
  • Y mención aparte se merece el llamado “ámbar gris” del cachalote, muy cotizado en la elaboración de perfumes y joyería.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, lámina del libro “Antiguos Mareantes de Llanes”

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar