Uno de los mayores gastos del Cabildo correspondía a los pleitos, ya que era tal la honra de aquellas gentes, que es raro topar con un acta de cuentas en que no figuren grandes partidas para pleitos y apelaciones.

Pleitearon con Sahagún, Villada y León, por derechos de portazgo; con Ribadedeva, por derechos de carga y descarga en la playa de La Franca. También con Llamigo a consecuencias de deslindes y pastos, así como con los Benedictinos de Celorio a resultas de embarque de frutos.

Tampoco faltaron contiendas judiciales con sus propios cofrades por desobedecer acuerdos tomados en Junta.

Siendo el de más resonancia, y que merece capítulo aparte, el que los enfrentó al Inquisidor y Obispo don Pedro Junco de Posada.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad