Durante largos periodos de tiempo, las relaciones entre la Cofradía de Mareantes de San Nicolás y el Ayuntamiento de Llanes fueron cordiales, al existir intereses comunes, sobre todo porque las actividades de los mareantes generaban importantes ingresos económicos. Después, los enfrentamientos van surgiendo por la comercialización de la sal, impuestos, nombramientos de los cargos concejiles, repartimientos, pesos y medidas y control de mercancías portuarias.

Así, en abril de 1480, la Cofradía de San Nicolás informó a los Reyes Católicos que, desde tiempo inmemorial, sus autoridades eran llamadas para participar en la elección anual de los cargos del Ayuntamiento, sin embargo de poco tiempo atrás, el Concejo estaba en manos de bandos locales que perjudicaban al común por lo que suplicaban que, en adelante, no se pudiesen nombrar cargos concejiles,al menos, sin estar presentes las autoridades de la Cofradía de Mareantes de San Nicolás, tal y como se había hecho siempre.

Añaden, que estos cargos hacían repartimientos, según su criterio, perjudicando al pueblo menudo de forma que, también, suplican  que no se pudieran hacer dichos repartimientos sin presencia de la Cofradía.

 

Fuente, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar