A la vista de una  inestimable información que nos ha llegado, traemos de nuevo a esta emblemática escultura que desde San Antón parece llevar la mirada más allá de la línea de la mar.

Nos cuentan que Pepe Valle quiso conmemorar los 25 años del veraneo de su familia en Llanes y, siguiendo una gran idea de Félix Rodríguez Madiedo y de José Luis Mijares Gavito, se decidió por homenajear a los hombres de la mar de Llanes y a los que se marcharon a Ultramar con una escultura que simbolizara a las valerosas mujeres que aguardan el regreso de las lanchas a puerto o la vuelta de los hijos que se fueron a lejanas tierras.

Así, Pepe Valle contactó con su amigo Reed Armstrong, escultor estadounidense afincado en Málaga, siendo la esposa de Valle, Elisa, quién durante meses posara para realizar la escultura, la cual fue inaugurada en el verano de 1977.

Sirvan estas líneas como homenaje y gratitud a quienes con su iniciativa y generosidad hicieron posible uno de los monumentos más queridos por los llaniscos.

Imágenes, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar