“EL BARCO SOY YO”

Continuando con las voces peculiares del habla de los marineros y marinos, hay tendencia a identificarse con el propio buque utilizando el plural: salimos, fondeamos, usándose el singular solo por el patrón, capitán o comandante, que dirá o escribirá: salí, fondeé, capeé, arrié un bote, embarqué tantas toneladas..como si él solo hubiera hecho las faenas. 

Aunque hay excepciones, pues no es extraordinario que ante la perdida de un barco se recoja: Salí a tal hora, remonté…etc., y claudicar con el plural para diluir la responsabilidad diciendo: … y a tal hora, varamos.

Asimismo, existe cierta oposición a usar la segunda persona del plural, especialmente en el imperativo, cuando se manda algo, resultando más tajante: “embarca”, en lugar de embarcad, y lo mismo ¡alza!, ¡arranca!, ¡para!.

 

Fuente; “El Lenguaje Marinero”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad