En el año 1952, contaba “El Oriente de Asturias” una curiosa historia de la que fueron protagonistas Antonio Batalla (Machi) y su hermano Ramón.

Al parecer, hacia las cuatro de la mañana del miércoles 6 de febrero de aquel año, estando ambos jóvenes a la pesca de la angula en la escalera próxima al puente, Machi se vio violentamente arrojado a la ría por una fuerza inesperada que le hizo calarse dos o tres metros en el agua. ¡Cuál sería su sorpresa cuando al  salir a flote vio que un cerdo nadaba a su lado!. 

Al poco tiempo, y ya estando Machi en tierra, acudió al lugar Pepe “El Gocheru” a quien pertenecían los dos cerdos, ya que fueron un par los que se le habían escapado.

Total, todo quedó en el consabido susto y a esperar la bajamar para recoger el caldero. También, se perdió un kilo de angulas que Pepe abonó a los hermanos Batalla al haber sido uno de sus cerdos el causante del estropicio.

 

Imagen, Archivo de Fernando Suárez Cue

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad