Es sorprendente que en un puerto tan pequeño y de difícil acceso hubiera habido tal multitud de embarcaciones balleneras,  y que otras se aventuraran a países europeos para comerciar con nuestras avellanas, nueces y mineral de hierro, trayendo paños, trigo, aceite vino…

Y qué decir del abra de Niembro desde el que se exportaba limones y naranjas.

Eran aquellos lejanos tiempos en que de una a otra orilla del río se pasaba en las lanchas de “las barqueras”, que dieron nombre a esa zona de las marismas.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, lámina del libro “Llanes, siglo XIX”

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar