A los llaniscos El Fuero, además de las exenciones de determinados impuestos, les concedió el derecho de pasar sus pescados a todos los mercados de Castilla. Con tales privilegios ningún puerto podía competir con el de Llanes ni en precio ni en calidad.

Gracias a lo cual aumentó el vecindario y la marinería, ascendiendo el número de marineros en 1628 a 228, a parte de los 22 que estaban al servicio de la Armada. De ellos, según lista del Mayordomo de San Nicolás, pertenecían 141 a Llanes, 49 a Niembro, 14 a Barro, 6 a Celorio y 18 al Valle de San Jorge.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad