Bocarte en nuestras playas

por

Con gran sorpresa han recibido los habitantes de las zonas costeras del Cantábrico, la llegada masiva a sus playas de miles de bocartes que han terminado varados en sus arenas, como ocurrió en el arenal de Barro, en Llanes, donde varios paseantes que entraron a la playa, en concreto al pozo del “Xiglu”, se encontraron «miles de bocartes muertos, y aunque se detectó la aparición de varios grupos de calderones, a la altura de Candás, algunos expertos apuntan que «ambos casos no tienen nada que ver» y entienden que el hallazgo de miles de bocartes muertos, probablemente tenga que ver con que entraron a la ría que desemboca en la playa de Barro a comer y, con la bajada de la marea, se quedaron atrapadas en una poza, aunque según la “Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas” (Cepesma), los animales podrían haber quedado varados huyendo de algún depredador, como bancos de atunes o lubinas.

Ahora bien, otros expertos tampoco lo tienen demasiado claro, aunque sí aseguran, como dice Rafael González Quirós, director del “Oceanográfico de Gijón” que «el comportamiento de los boquerones y el de los calderones no tiene nada que ver», y que a su juicio, la explicación más probable es que fueran anchoas pequeñas, que se acercaron a la ría que desemboca en Barro, «a comer» y se quedaron atrapadas en una poza con poca agua, al bajar la marea.

Las zonas de puesta de huevos son el borde del talud, junto a la costa francesa y en las desembocaduras de los ríos de toda la costa cantábrica. «Los bocartes que aparecieron en la playa deberían ser de la puesta al borde del talud. Vienen desde el Golfo de Vizcaya, se van acercando a la costa y a veces se adentran en las rías para alimentarse».

El director del “Oceanográfico” recuerda un caso similar del que fue testigo en 2009, año en el que la anchoa volvió a recuperarse después de una parada biológica de casi cinco años. «Fue en la playa de La Griega (Colunga) y se especuló con un montón de posibles motivos», rememora González Quirós.

Por lo tanto y en un principio, la teoría de la desorientación o la presencia de alguna sustancia en el agua parece casi descartada, a la luz de lo que explican los expertos.

O sea, yo estoy como estaba, ya que, aunque hay muchas especulaciones sobre este sorprendente comportamiento de estos pequeños peces azules, no hay una explicación veraz y convincente. Habrá que esperar, como siempre.

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

0 comentarios

Deja un comentario

  • SASTRERÍA GIRIBERT SOLOVERA
    En el local que ocupa Casa Rozas, estuvo ubicada una acreditada sastrería, que dirigía un catalán Mariano Giribert Solovera. Allí, se podían adquirir trajes para caballero a 150 pesetas, corbatas a 1,25 pesetas y camisas de popelín, con dos cuellos, calidad extra, a 10 pesetas, todo expuesto en un cuidado […]
  • FACHA Y CAPA
    Es la  acción de “ponerse al pairo” o “pairear”, cuando partiendo de esa idea, nos encontramos con otras dos terminologías, que son bases para discusión, ya que parece que no se ponen de acuerdo ciertos especialistas, pues defienden que son toda la misma acción. Estas dos acepciones son “facha” y […]
  • ¿SABÉIS QUIÉN FUE EL AUTOR DE “LA XOYIQUINA”?
    Le debemos a Juan Martínez Abades, además de la pintura “El Sablín”, de 1913, con la ilustramos estas líneas, una preciosa canción dedicada a Llanes: “La Xoyiquina”. Este pintor y músico, que había nacido en Gijón en 1862, Medalla de Oro de Bellas Artes e ilustrador de la revista Blanco […]
  • EL CASINO | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    El Casino de Llanes, que se emplazó en un lugar céntrico de la Villa, ocupando un solar donde había estado sito un polémico mercado cubierto de hierro y cristal, se promovió por la Sociedad Casino de Llanes en 1910  y se inauguró dos años más tarde. Fue una obra de […]

  • All
  • Por : Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad