Con gran sorpresa han recibido los habitantes de las zonas costeras del Cantábrico, la llegada masiva a sus playas de miles de bocartes que han terminado varados en sus arenas, como ocurrió en el arenal de Barro, en Llanes, donde varios paseantes que entraron a la playa, en concreto al pozo del “Xiglu”, se encontraron «miles de bocartes muertos, y aunque se detectó la aparición de varios grupos de calderones, a la altura de Candás, algunos expertos apuntan que «ambos casos no tienen nada que ver» y entienden que el hallazgo de miles de bocartes muertos, probablemente tenga que ver con que entraron a la ría que desemboca en la playa de Barro a comer y, con la bajada de la marea, se quedaron atrapadas en una poza, aunque según la “Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas” (Cepesma), los animales podrían haber quedado varados huyendo de algún depredador, como bancos de atunes o lubinas.

Ahora bien, otros expertos tampoco lo tienen demasiado claro, aunque sí aseguran, como dice Rafael González Quirós, director del “Oceanográfico de Gijón” que «el comportamiento de los boquerones y el de los calderones no tiene nada que ver», y que a su juicio, la explicación más probable es que fueran anchoas pequeñas, que se acercaron a la ría que desemboca en Barro, «a comer» y se quedaron atrapadas en una poza con poca agua, al bajar la marea.

Las zonas de puesta de huevos son el borde del talud, junto a la costa francesa y en las desembocaduras de los ríos de toda la costa cantábrica. «Los bocartes que aparecieron en la playa deberían ser de la puesta al borde del talud. Vienen desde el Golfo de Vizcaya, se van acercando a la costa y a veces se adentran en las rías para alimentarse».

El director del “Oceanográfico” recuerda un caso similar del que fue testigo en 2009, año en el que la anchoa volvió a recuperarse después de una parada biológica de casi cinco años. «Fue en la playa de La Griega (Colunga) y se especuló con un montón de posibles motivos», rememora González Quirós.

Por lo tanto y en un principio, la teoría de la desorientación o la presencia de alguna sustancia en el agua parece casi descartada, a la luz de lo que explican los expertos.

O sea, yo estoy como estaba, ya que, aunque hay muchas especulaciones sobre este sorprendente comportamiento de estos pequeños peces azules, no hay una explicación veraz y convincente. Habrá que esperar, como siempre.

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar