El día 22 de junio de 1908, la niña  Joaquina Romero, de ocho años, cayó a la ría del puerto, en  punto donde el calado era de consideración, y por no saber nadar se fue inmediatamente al fondo.

El joven José Carús observó dicho accidente, por lo que se arrojó al agua vestido, y después de salvar nadando la  distancia que le separaba de la víctima, buceó en su busca. En un primer intento no logró su propósito, pero se sumergió de nuevo y halló a la pequeña  Joaquina, y cogiéndola por el vestido la sacó a flote, llevándola a tierra, donde, tras los auxilios necesarios, se la volvió a la vida.

Como no podía ser de otra manera, consideró la Sociedad de Salvamentos de Náufragos que sin la valentía del joven la niña indudablemente hubiera perecido, por lo que se le premió con la medalla de plata y 20 pesetas en metálico, que le fueron entregadas en solemne acto.

 

Fuente: Expediente de la Sociedad de Salvamento de Náufragos.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar