El «Oriente de Asturias» contaba en el año 1833

«Pocos existirán hoy de los que como nosotros hayan presenciado la horrorosa tempestad de mar y viento que se desencadenó en la costa cantábrica el 15 de octubre. Era de tal magnitud el furor de las olas, que más bien parecían montañas dispuestas a tragarse la tierra. Llegaron a rebasar la altura de la costa e inundado la ería, venían por delante del convento a desaguar en el Ribero, atravesando la Villa. Golpes de mar pasaban por sobre el Fuerte o Casa del Rey y caían de plano en el Pozo del Alloral. El baluarte que se extendía en la trinchera hasta el Fuerte, donde recientemente ha construido una casa Don Francisco García Ruenes (Fallo), fue arrancado de cuajo y arrojado en grandes trozos al prado de Santa Ana. (EOA)»

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad