En los tiempos en que las lanchas acompañaban a los delfines, los pescadores solían  tratarlos con mucha consideración y, aunque no había ninguna ley escrita, se decía que estaba prohibido matarlos.

A la salida del puerto, lo primero que hacían las lanchas era ir en busca de los tolinos para aprovechar “la colaboración” de estos animales.

Los delfines trataban de sacar la pesca a la superficie, pues era la mejor forma de poder de comer y respirar, y los marineros cuando los delfines daban saltos menos espectaculares, sabían que el pescado estaba cerca y largaban el aparejo.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar