AÑO 1911

“La pesca de la langosta que este año fue lo único que resultó medio abundante para nuestros marineros, va tocando a su fin y gran número de los hombres de mar llaniscos empiezan a tomar plazas de marineros, paleros y fogoneros en las líneas de pasajeros y cabotaje.

Aplaudimos tal determinación, por ser sistema seguro que librará a muchas familias de la escasez en el próximo invierno” (EOA).

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad