| Por Guillermo Fernández Buergo
Durante 14 años, entre 1900 y 1913, la compañía naviera llanisca Hermanos Blanco, fue propietaria del que hoy es considerado el barco mercante más antiguo del mundo. Permanece situado cerca del Puente de Londres, en una pequeña dársena a los pies del gigantesco complejo Canary Wharf. Allí se conserva como museo y prototipo de costero carbonero inglés de la navegación a vapor. Construido en 1890 fue bautizado como ‘Robin’, ‘Petirrojo’, traducido del inglés. Diez años más tarde se le impuso el nombre castellano de ‘María’ y se le conocía como ‘María de tres palos’ entre los marineros del Cantábrico.
El vapor ‘Robin’ fue construido por Orchard House Yard, de Blackwall (Támesis), para R. Thonmson, en 1890. Tenía 43,5 metros de eslora, 6,98 de manga, 3,58 de puntal y un registro bruto de 365,58 toneladas. Avanzaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión de 152 caballos, que le proporcionaba una velocidad de cinco nudos, con un consumo de cinco toneladas de carbón por singladura. Respondía al diseño del clásico carbonero inglés, con dos bodegas y tres mástiles para ser aparejado como velero. Contaba con una dotación de doce tripulantes.
El ‘Robin’ fue adquirido en 1900 por los armadores llaniscos Hermanos Blanco, que lo rebautizaron con el nombre de ‘María’ y lo matricularon en Bilbao. Con este nombre y bandera española navegaría durante 74 años.
Los Hermanos Blanco vendieron el ‘María’ en 1913 a la naviera santanderina Pérez y Cía, empresa para la que navegó durante 51 años. Durante la Primera Guerra Mundial realizó tráficos a Francia y en la Guerra Civil permaneció amarrado en el puerto de Avilés. Sobrevivió sin sobresaltos a ambas contiendas.
En 1965 fue comprado por la naviera bilbaína Sota y Poveda, que lo mantuvieron activo hasta 1974. Eso sí, en 1966 se cambió su consumo de carbón, adaptando la caldera para el empleo de fuel oil como fuerza motriz. El ‘María’ navegó incansable por el Cantábrico distribuyendo carbón entre Gijón, Avilés, Santander, Bilbao, Pasajes, Corcubión, Noya y Vigo. Llamaba la atención y como ya adelantamos era conocido como ‘María de tres palos’.
En el año 1974 su destino apuntaba directamente al desguace, pero enterada de tal circunstancia la sociedad marítima Trust Corporatiom Ltd, una organización sin ánimo de lucro, que tiene como principal finalidad la de restaurar, conservar, exhibir y mantener buques británicos, lo compró a peso de chatarra para devolverlo a Inglaterra, concretamente al astillero de reparaciones navales de Doust, en la entrada del río Medway, cerca de Rochester.
Finalmente, el 15 de junio de 1979, el ‘María’, ya nuevamente ‘Robin’ y otra vez bajo pabellón británico, llega por sus medios, a una velocidad de 7,9 nudos, a St Katherine Dock, en una pequeña dársena a los pies del monumental edificio Canary Wharf, quedando amarrado en el West Indian Quay, sirviendo de museo y prototipo de costero carbonero inglés de la navegación a vapor. Se estima que a sus 131 años sigue siendo el mercante más antiguo del mundo, ahora convertido en buque histórico que durante trece años fue propiedad de una familia llanisca.
En incontables ocasiones comenté que nunca había navegado en lancha, pesquero, mercante o transatlántico. Una vez cruce en vaporeto por debajo del puente veneciano de Rialto para desplazarme de forma rápida desde la estación del ferrocarril hasta la plaza de San Marcos, donde conseguí tomar café en el Florián, el café que más tiempo lleva abierto en Europa de forma ininterrumpida. Jorge Luis Borges me enseñó que se puede escribir de cualquier circunstancia, cosa, persona o lugar siempre que te documentes y lo hagas con pasión. Lo importante es recibir información, estudiarla y canalizarla. Eso sí, sin prisas y, sobre todo, sin mentir y citando fuentes. Hubo varios, pero mi principal manantial para reseñar la existencia del ‘Robin’ o el ‘María’ fue una página de Internet titulada «Háblame de barcos», publicada el miércoles 2 de marzo de 2012, sin firma reconocible. Espero que haya sido un buen venero.
La primera fotografía nos muestra al ‘María’ embarcando toneles. La segunda presenta al ‘María’, en Santander. La tercera responde a una excelente maqueta del barco. Y en la cuarta, el ‘María’, rebautizado nuevamente como ‘Robin’, amarrado en el londinense West Indian Quay, a los pies del Canary Wharf.
Saludos cordiales.

‘Mary’ embarcando barriles

‘María’, en Santander

Una excelente maqueta del barco

‘Robin’, amarrado en el londinense West Indian Quay, a los pies del Canary Wharf

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad