EL CUADRO DEL NAUFRAGIO
Otro de los objetos que había en la Tijerina, y que a los críos nos impresionaba, era un óleo sobre tela de grandes dimensiones y cargado de dramatismo, que trasmitía la imponente fuerza de la naturaleza.
Representa en la oscuridad a un bote salvavidas zarandeado por unas olas de altura excepcional, unas con las crestas pulverizadas por el viento y otras rotando sobre sí mismas, y a cinco marineros angustiados, empapados, exhaustos, y a lo lejos un barco hundiéndose.
Este cuadro, que hoy se exhibe en la Casa de Cultura de Llanes, había sido donado a la Sociedad de Salvamentos de Náufragos por Don Sinforiano Dosal Sobrino.

Maiche Perela Beaumont
Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad