EL CUADRO DEL NAUFRAGIO
Otro de los objetos que había en la Tijerina, y que a los críos nos impresionaba, era un óleo sobre tela de grandes dimensiones y cargado de dramatismo, que trasmitía la imponente fuerza de la naturaleza.
Representa en la oscuridad a un bote salvavidas zarandeado por unas olas de altura excepcional, unas con las crestas pulverizadas por el viento y otras rotando sobre sí mismas, y a cinco marineros angustiados, empapados, exhaustos, y a lo lejos un barco hundiéndose.
Este cuadro, que hoy se exhibe en la Casa de Cultura de Llanes, había sido donado a la Sociedad de Salvamentos de Náufragos por Don Sinforiano Dosal Sobrino.

Maiche Perela Beaumont
Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar