El quechemarín San José y Ánimas, gobernado por Antonio Cuervo, vecino del puerto de Cudillero, con porte de 14 toneladas, cargó en Avilés ochocientas fanegas de maíz para ponerlas en el puerto de Llanes a disposición del comisionado de guerra, capitán Francisco Ballesteros, que destacó en su lucha contra los franceses.

Durante el viaje sufrió tempestades de mar y vientos contrarios, arribando, el  28 de abril, al puerto de Ribadesella, con quebrantos y averías en jarcia y velamen, por lo que en el puerto riosellano fue precisado a realizar la correspondiente acta de protesta.

Prosiguió el viaje, pero en la noche del día siguiente, a la altura de Cabo la Mar, surgió un fuerte viento del norte y mar gruesa que barrió la cubierta del buque. El patrón para poder salvar la vida y la de su tripulación tuvo que arrojar al mar unas 70 fanegas de maíz. 

Después, con grandes esfuerzos logró entrar en el puerto de Llanes, donde ratificó y amplió el acta de protesta que había otorgado en Ribadesella, todo para que no se entendieran los daños por cuenta suya, ni de su tripulación, y sí por cuenta de quienes hubiera lugar en Derecho.

 

Fuente, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad