La tercera vez que salí en el “Virgen de Guía”, el barco que lleva grabada en la proa una imagen que pintó Jesús Palacios de esa Virgen que vino por la mar, todo siguió pareciéndome de mentira.

Abandonamos el puerto casi a oscuras, el cielo estaba nublado, el viento en calma y el mar claro y transparente. Y a pesar de que dicen que se pesca más cuando el agua está revuelta, aquella mañana, desde que empezaron a halar el primer aparejo, no dejaron de subir salmonetes a bordo, al tiempo que un montón de gaviotas daban vueltas a nuestro alrededor.

Ante “mis ojos como platos” por aquel sinfín de esos peces rojos anaranjados de grandes escamas y barbillones, el patrón, con esa paciencia que poseen quienes han aprendido que no hay ventaja en darse prisa, me explicó que eran salmonetes de roca, que se distinguen de los de fango, menos apreciados, en que tienen una banda oscura longitudinal y tres líneas amarillas en los flancos. No tardé mucho tiempo en enterarme de que el patrón del “Virgen de Guía” se preciaba, con toda la razón, de pescar los mejores salmonetes. Mientras me regocijaba por poder disfrutar de una jornada más de pesca y escuchaba cantar los pescados, salió el sol, y un tibio calor me adormeció, sacándome de aquel agradable sopor el cambio en la entonación de la voz del patrón anunciando: “Un bogavante curiosu”.

Me incorporé y hundí la mirada en el agua, entonces lo divisé, tenía el azul de las profundidades del océano. No se me han olvidado las risas de los marineros cuando escucharon al patrón, ante mi asombro por el hermoso color del imponente animal, musitar que yo solo había visto bogavantes cocidos.

Después, al tiempo que lo desmallaba y colocaba las gomas en las bocas, me contó que este crustáceo de diez patas, abdomen en abanico y larga vida-dicen que pueden llegar hasta los 50 años- se ve obligado a desprenderse de su duro caparazón para crecer, y que este fenómeno se denomina muda. Me fue fácil imaginar al bogavante “pegando el estirón “ y vulnerable sin su coraza.

También, me refirió que está dotado de dos pinzas o bocas diferentes, la mayor, habitualmente a la izquierda, tritura; la de la derecha, de borde afilado, corta. Además, si pierde la izquierda, la más importante para su medio de vida, en la siguiente muda la boca de la derecha se convierte en trituradora, generando la pata sin pinza otra de corte. Así, aprendí que los bogavantes pueden pasar de ser zurdos a diestros.

Aquella jornada de pesca todavía me depararía una sorpresa más, cuando regresábamos a puerto pude contemplar a un pez luna, esa criatura redonda, plana, con cara de buena gente y que ronca despierta, remoloneando en la superficie del agua.

Mi último recuerdo de aquel día irrepetible es que cuando desembarqué, con la cara llena de sol y emoción, seguí sintiendo durante un tiempo el vaivén del barco.

Maiche Perela Beaumont

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2016/11/19/en-la-mar/.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

2 Comentarios

  1. Juan

    Que catarata de sentimientos y emociones tan sutilmente descritas…. Me ha gustado mucho el artículo Maiche

    Responder
    • maiche perela beaumont

      Gracias por tu comentario, Juan. Lo que dices es como una vitamina para escribir.

      Responder

Deja un comentario

  • Regulación flexible y seguridad en las procesiones: un vistazo a las ordenanzas de Llanes de 1877
    De las Ordenanzas de la Villa y Término Municipal de Llanes de junio de 1877, cuyo fin era que a todos fueran útiles y en las que destacaba su interés por ser un tanto flexibles, ya que pretendían que las prohibiciones no fueran muy extensas para evitar que, a cada […]
  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad