El Faro de Llanes

En la punta de San Antón, señalando la entrada del puerto pesquero, se alza la torre octogonal y blanca del faro de Llanes.

Se iluminó por primera vez el 3 de septiembre de 1860, utilizando como combustible aceite de oliva y luego petróleo.

Más tarde, al empezar a escasear esa mezcla de hidrocarburos como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, se le dotó de electricidad.

Tras sufrir un incendio en 1946, fue reconstruido cuatro años más tarde.

A mí esta suerte de vigía del mar, cuando de repente entra la niebla y lo envuelve, siempre me ha parecido la imagen integral de la nostalgia.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2019/05/08/el-faro-de-llanes/.

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar