El Faro de Llanes

En la punta de San Antón, señalando la entrada del puerto pesquero, se alza la torre octogonal y blanca del faro de Llanes.

Se iluminó por primera vez el 3 de septiembre de 1860, utilizando como combustible aceite de oliva y luego petróleo.

Más tarde, al empezar a escasear esa mezcla de hidrocarburos como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, se le dotó de electricidad.

Tras sufrir un incendio en 1946, fue reconstruido cuatro años más tarde.

A mí esta suerte de vigía del mar, cuando de repente entra la niebla y lo envuelve, siempre me ha parecido la imagen integral de la nostalgia.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2019/05/08/el-faro-de-llanes/.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad