ETAPAS DE LA PLAYA DEL SABLÓN

por

Los que somos “sabloneros” desde críos, tenemos grabado en la memoria los tiempos en los que la playa más céntrica de la Villa estaba compartimentada por palos de madera y el espacio que quedaba entre ellos cubierto por telas de colores. Eran los famosos y recordados toldos que, en aquellos veranos a años luz, se convertían en parcela de sombra y nuestra segunda casa. Pero el Sablón tuvo muchas etapas.

Así, una vez que se permitió que las mujeres se pudieran bañar en esa playa, con anterioridad, según rezaban las Ordenanzas Municipales de 1877, era exclusiva para hombres, contó con una suerte de balneario sobre pilastras de piedra, el cual  lo llevó la mar a bocados en el temporal del 16 de diciembre de 1917, aquel en el que las olas saltaban por el Paseo de San Pedro y bajaba el agua por el camino y los prados.

Después, el Ayuntamiento aprobó la construcción de otro, que fue inaugurado en el mes de junio de 1921, y que, aunque más sólido y de más postín, tampoco se libró de ser arrasado por los temporales. 

También, esta playa dispuso de una caseta con ruedas que acercaban hasta la propia orilla con el fin de que las féminas entraran directamente en el mar, aunque totalmente tapadas con su traje de baño de franela, que se componía de pantalón largo, falda con muchos vuelos, chaquetón tres cuartos con cinturón y capucha para que no se mojara el pelo. 

No  es de  extrañar que con el peso de aquellos ropajes “nadaran a lo mujer”, que consistía en dar golpes con los pies fuera del agua, sin embargo los hombres, con sus trajes completos de rayas trasversales, modelo presidiario, más ligeros, se podían permitir flotar sin sacar los pies del agua.

Cuentan que en esos años aparecían por el Sablón grupos de mujeres, a las que llamaban “Las Cabraliegas”, aunque muchas eran de las Peñamelleras y de Onís, en número de cuatro a lo máximo cinco, de cierta edad, que venían a tomar baños de mar, por mandato del médico o porque se popularizó sus beneficios para la salud. 

Éstos tenían que ser impares y seguidos, siete o nueve, algunas se bañaban mañana y tarde, y hay quien se daba cuatro baños por la mañana y tres por la tarde.

Las que no recurrían al tratamiento intensivo, se quedaban en la Villa, hospedadas en casas de familiares y amigos, algunas veces hacían sus guisos en el campo, cocinando las provisiones que habían traído, patatas, huevos, habas, queso, tocino, comprando solo el pan y la leche, que por entonces eran muy baratos.

Asimismo, al ser los baños gratis y utilizar como ropa batas, faldas y blusas viejas, y algunas “los sacos de baño”, que eran envases  desechados que se facilitaban en las tiendas de ultramarinos, la cura resultaba económica.

Al parecer, se acercaban a la orilla y cogidas de la mano, con el agua no más arriba de la rodilla, se agachaban y se levantaban aprovechando pequeñas olas.

Muchas historias guarda el Sablón, y cada una de ellas fundida en la siguiente.

 

Fuente, “El Oriente de Asturias”

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

1 Comentario

  1. Ana Isabel Llanes Laurín

    Me encantan estos relatos históricos. Muchas gracias.

    Responder

Deja un comentario

  • CHALÉ LAMADRID | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    En la calle Pidal, por encargo de Tomás Rodríguez Lamadrid y bajo la dirección del maestro de obras Juan Sordo Mijares, se comenzó a construir en septiembre de 1896 un gran edificio de estilo ecléctico, de tres cuerpos con escalinata a la entrada, vistosa galería en su fachada trasera y […]
  • CASA ROZAS
    A un local de la calle Mercaderes, donde en su día estuvo la sastrería Girigert Solovera, trasladó su barbería Francisco Rozas Ramírez, natural de San Vicente de la Barquera, casado con Virtudes García Junco, de Pancar, que había venido a Llanes a principios del siglo XX para abrir una peluquería […]
  • EULOGIO CUE INÉS,  LOGIO “EL CHULU” (Llanes, 1916-1995)
    Eulogio Cue Inés, Logio, que era hijo de Ildefonso Cue Sordo y María Inés García, nació el 1 de mayo de 1916 en el seno de una familia de pescadores del barrio llanisco de Cimadevilla. Empezó muy joven a salir a la mar a bordo de la embarcación “La Troya”. […]
  • EL HOTEL “LA VICTORIA” Y OTROS ESTABLECIMIENTOS DE LA FAMILIA  MARTÍNEZ MORÁN
    En la calle Nemesio Sobrino, junto a la acreditada “Tienda Nieva”, se encontraba el Hotel “La Victoria”, modélico en su género y famoso en toda la zona oriental. Lo habían fundado Juan Martínez y su esposa Francisca Morán. De doña Quica, como era conocida, se dijo que fue la mejor […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad