En las primeras décadas del siglo XX, era tanta la pesca desembarcada y subastada en el puerto, que proliferaron en Llanes una gran cantidad de fábricas de conservas, salazones y escabeche, las cuales supusieron un importante aporte a la economía local, llegando a dar trabajo a más de 300 personas.

Aquellas fábricas se repartían por la villa. Entre ellas, Fallo, en el barrio de la Moría; “La Llanisca” de Conde y Teresa en Marqués de Canillejas, donde también estaba Domingo Hernández. En la calle Gutiérrez de la Gándara se ubicaba la de Felipe González y la de Orlando, que era italiano; En Marqués de Arguelles “Fregardi” de Francisco García Llerandi, y en muy próxima al Campu del Gatu se encontraba la de Ángel Gutiérrez.

Es de destacar que las latas lucían unas litografías con diseños cuidados y elegantes, que bien podían competir con los envoltorios de los productos más lujosos. 

Maiche Perela Beaumont

Imágenes, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar