LAS MARRACANAS

por

Hubo un tiempo en que las marracanas, embarcaciones muy marineras para aguantar y campear temporales, abarrotaban el puerto.
Navegaban a vela y para entrar en puerto utilizaban un motor auxiliar e, incluso, algunas a remo.
Tenían bastante manga, poco puntal, el timón de madera, un palo mayor de aproximadamente diez metros y estaban pintadas de negro, seguramente porque lo primordial era la conservación del casco.
Estas embarcaciones, que se repartían por toda la costa Cantábrica, permanecían durante la costera del bonito fuera de sus puertos de origen y cuando las cogía el temporal alejadas de tierra se abarloaban unas a otras, bajaban los palos y los amarraban entre ellas formando un especie de balsa.
Cuentan que era todo un espectáculo ver como cocinaban las marmitas y su ritual para comerlas. Se colocaban los marineros alrededor de la cazuela cada uno con su cubierto y esperaban a que el patrón probara el guiso, esa era la señal para que todos metieran la cuchara. Y lo mismo sucedía con la bota de vino, empezaba bebiendo el patrón y después ya no paraba de dar vueltas.

Fuente, “El Oriente de Asturias”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, ¡Puerto, Puerto, Puerto!

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

1 Comentario

  1. Fernando Suárez Cué

    Era yo muy chicu, querida amiga, pero me acuerdo de la entrada de las “marracanas” en Llanes, y tal como dices, de los rituales que llevaba a el patrón y la marinería a la hora de cenar. Recuerdo la perola en el centro, y al patrón marcar el pan de hogaza con una cruz por medio del cuchillo, y empezar a repartirlo, para que todos pudieran empezar a comer, unos con el plato de aluminio en la mano, y otros a rancho.
    Bajábamos los críos con nuestro plato y una cuchara al muelle, porque después de cenar los “arrantzales” (palabra compuesta de “arrantza” = pesca» y “zale” = amante) , bastante antes de que anocheciera (era casi una merienda cena), repartían entre los críos el resto de la marmita. He tomado infinidad de guisos de bonito con patatas, pero tal como sabían aquellos, ninguno.
    Cuidaros, y hasta la vista amigos.

    Responder

Deja un comentario

  • Regulación flexible y seguridad en las procesiones: un vistazo a las ordenanzas de Llanes de 1877
    De las Ordenanzas de la Villa y Término Municipal de Llanes de junio de 1877, cuyo fin era que a todos fueran útiles y en las que destacaba su interés por ser un tanto flexibles, ya que pretendían que las prohibiciones no fueran muy extensas para evitar que, a cada […]
  • EL BATEL
    -F: ¡Hola, compañeros!… ¿Qué pasó? -C: Por aquí ya ves, nada nuevo, y tú… ¿Qué te traes? -F: Pues nada de particular, aunque en honor a la verdad, ayer estuve en San Vicente, y vine con un poquitín de mal sabor de boca, y cierta envidia, al ver lo burros que fuimos por […]
  • LA CASA ROJA | LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR
    Si hay un lugar en el Oriente de Asturias que fue transformado por los indianos llenándolo de villas y palacetes, repletos de poderosas torres, monumentales fachadas, cúpulas de ensueño y exóticos y exuberantes jardines con sus indispensables palmeras, magnolias y buganvilias, fue Colombres. Y entre aquellos emigrantes de la capital […]
  • AÑO 2012, LOS ESTANQUES DEL PASEO
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” Desde que se remodeló el Parque de Posada Herrera, convirtiéndolo en un espacio funcional, una suerte de plaza, lo he atravesado en contadas ocasiones. La razón, como se pueden imaginar, es sentimental. Me produce nostalgia los cambios en la fisonomía del lugar, al que […]

  • All
  • "Entre las Olas del Olvido: Comercios y Lugares que la marea del cambio se llevó"
  • "LA FORTUNA QUE VINO DEL MAR"
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad