NOMBRES QUE PERDURAN

EL PASEO DE SAN PEDRO

 

No es raro que tengamos desconocimiento del origen del algunos nombres de lugares emblemáticos de la Villa.

Empezamos por uno de nuestros parajes más representativos: El Paseo de San Pedro.

Según nuestros clásicos, antes de la obra que conmemora la lápida de 1847, en la parte más ancha del Paseo, existió una ermita dedicada al apóstol San Pedro. Y aunque desapareció, el nombre perduró.

Lo mismo ocurrió con el lugar de San José, en el que había una capilla bajo esa advocación. También, en la Paz hubo una ermita, más bien un humilladero, dedicado a Nuestra Señora de la Paz. 

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad