No hay documentación que avale que Llanes haya sido invadida por mar, no sufrimos las incursiones marítimas de las que fueron objeto las costas gallegas, provistas de grandes entradas de mar, como las realizadas en 1583  por Francis Drake, o su intento de desembarco de lanchas para robar en Gijón.

La Villa de Llanes, además de artillería disuasoria y fortificaciones portuarias,  siempre tuvo una buena defensa por mar siendo su mayor bastión la ría, de angosta arribada o trampa a la salida sin calado, que imposibilitaba cualquier desembarco de piratas, corsarios o enemiga infantería de Marina. 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, lámina de “Antiguos Mareantes de Llanes”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad