León Picardo, tallista que trabajaba en el retablo de la Iglesia, le contó a Laurent Vital, cronista del que sería emperador, que “en toda la costa de Asturias y Vizcaya no había región más peligrosa y propicia para perecer los barcos que los alrededores de esta villa, pues, cuando, por infortunio y tormenta, eran arrastrados a dos o tres tiros de ballesta cerca de la tierra y como es tan escarpada, montañosa, llena de picos y rocas, en poco tiempo, se rompían y rajaban porque dicha rocas no aparecían fuera del agua”.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

33
SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar