“Antiguos Mareantes de Llanes”, recoge que tal vez, sea, a partir de 1550, cuando algunos Ayuntamientos arrienden el llamado puerto de ballenas: caseta de atalayeros, sables para hacer despiece de cetáceos, trozo de tierra para la instalación de hornos y fundición de grasas.

Añade que los contratos del puerto de ballenas de Llanes, que eran públicos y al mejor postor, se firmaban el día de Nuestra Señora de Febrero, contaban con la presencia de ambos jueces (de la Villa y resto de Concejo), un escribano, mayordomo y diputados de la Cofradía de San Nicolás.

Y, también, que las únicas ubicaciones balleneras, contratadas por el Ayuntamiento de Llanes, son los sables de San Antonio (Picones) y el de Estacones (Villa de Llanes). No citándose la medieval ubicación de Toranda (Niembro).

 

Imagen, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar