Hubo un tiempo en que la capilla de la Virgen de Guía servía a los marineros de segura orientación.

Así, en el año 1900, recogía “El Oriente de Asturias” las quejas de éstos  porque las paredes de la ermita al estar ennegrecidas dificultaban la marca.

Inmediatamente, el patrono de la capilla ordenó blanquear la fachada, cosa fácil y poco costosa que traía grandes ventajas a los marineros en sus peligrosas faenas.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar