En las señales que hacía la Sociedad de Salvamento a los pescadores de Llanes cuando se encontraban fuera del puerto en los días en los que se picaba el mar rápidamente o se aproximaba una violenta borrasca, se tuvo muy presente que debían ser muy simples para evitar confusiones.

Así, una bandera colocada en el tope del mastelero indicaba que se había recibido un telegrama del Vicario de Zarauz anunciando una borrasca; una bandera puesta en cualquier extremo de la cruz significaba que el mar empezaba a picarse; dos banderas advertían de que la cosa ya era grave y que convenía no demorar la venida a puerto. 

Al colocarse las tres banderas, era ya señal de grave peligro, por cuyo motivo el patrón en este caso, si se decidía a entrar porque el tiempo no le permitía aguardar, hacía la señal de auxilio en la forma antes prevenida, para que la Junta de la Sociedad preparase la lancha de auxilio a la entrada de la Barruca y los salvavidas y cuerdas entre la Punta de la misma y la Media Luna.

Por las noches, habiendo embarcaciones fuera, un farol rojo colocado en un extremo de la cruz del palo de señales, indicaba entrada dudosa; y uno rojo y otro blanco, imposible la entrada.

Maiche Perela Beaumont

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar