VARADOS EN LA PLAYA DE SAN ANTONIO

por

Desde hace tiempo, y sobre todo tras escribir “Cabu la Mar”, vengo pensando en profundizar sobre el suceso, calificado por algunos de exageración e incluso de invención, del varamiento de más de 400 marsopas en la playa de San Antonio, de la parroquia de Nueva.

Así que en cuanto dispuse de tiempo me dediqué a investigar, y tuve la suerte de encontrar en la Gaceta Oficial de Madrid de 7 de febrero de 1800 la crónica de aquel incidente de los cetáceos desorientados, que mucho después reproduciría en sus páginas el Correo de Llanes.

A la vista de los datos glosados en la publicación, antecedente del BOE, se pueden recrear aquellos hechos, que ponen de relieve la abundancia de mamíferos marinos en nuestras costas y, también, como ha cambiado el trato que dispensamos a los animales que tienen la mala fortuna de acercarse a la especie humana.

Por lo que he leído y lo que deduzco, al alba del día 10 de enero del primer año del siglo XIX , un rapaz -barrunto que sería de la aldea de Picones- descubrió una gran cantidad de lo que primeramente creyó que eran atunes, aunque más tendidos del lomo a la cola, y luego, al ver los espiráculos, delfines encallados en el abra del arenal de San Antonio. Los animales, que resultaron ser marsopas, cetáceos pequeños, de carácter dócil, color pizarra y con el hocico redondeado, lo que hace que la eterna sonrisa fijada en su cara sea en esta especie todavía más abierta, golpeaban con fuerza sus colas contra la arena y emitían recios bufidos, ante la angustia y la impotencia de no poder volver al mar. El ruido que generaban, que se escuchó a varias leguas, junto a los gritos del rapaz, que sospecho que había salido espantado de la escena, hizo que los vecinos del valle avanzaran de forma rápida, ruidosa y desordenada hacía la playa provistos de palos y herramientas para rematar, para acabar de matar a los bufandos que no fueran arrebatados por la marea que ya subía con ganas. Recoge la crónica que 138 cetáceos quedaron en seco y se aprovecharon para grasa y carne. También, cuenta la Gaceta que aquellas marsopas estaban huyendo de su mayor enemigo: el pez espada gigante.

En la actualidad, aunque sabemos incluso que los delfines se llaman por su nombre, no estamos seguros a que obedecen sus varamientos, se barajan diversos motivos: variaciones en el magnetismo de la tierra, los sonares de las embarcaciones, el acercamiento a aguas someras en busca de alimentos o simples infecciones de oídos que los desorientan.

Ignoro si la destacada “inteligencia” de los cetáceos los hace capaces de darse cuenta del cambio de nuestro proceder hacia ellos, desde el más cruento y brutal hasta el más amistoso y esforzado. Lo que si sé es que cuando siguen a los barcos y saltan girando sobre sí mismos y haciendo trazos en el aire, su diversión parece humana.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Content retrieved from: http://www.diariodeloriente.es/2017/03/25/varados-la-playa-san-antonio/.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

2 Comentarios

  1. Rostroazul

    Doña Maiche… desengáñese… acuden a conocerla a usted, conocedores de sus tempranos baños en el Sablón…

    Responder
    • maiche perela beaumont

      Gracias por su comentario… Pero a las pobres marsopas la playa, del Sablón, les pillaba un poco lejos..

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • UNA TRAIDORA E INESPERADA OLA | AÑO 1990
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” AÑO 1990 “Los fuertes temporales de mar de estos días, serán inolvidables  para el bueno de Tomás Amieva Goti, “Tomás el de la Marina”, que cuando se hallaba enfrascado en el rodaje de una película en vídeo sobre el temporal, una inoportuna  e inesperada […]
  • UNA GRAN LABOR DE TISTO | AÑO 2002
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” 2002 “A finales del pasado mes de junio han finalizado las labores de limpieza del puerto que han conseguido que éste sea ya el segundo verano que no despide malos olores. El artífice de este auténtico milagro es Francisco Herrero Melijosa, conocido por todos […]
  • UNA FOCA EN LA RÍA | AÑO 1960
    BUCEANDO EN “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1960 “Sobre las cuatro de la madrugada de hoy algunos marineros que se dedicaban a trasladar a nuestro puerto ocle  recogido en nuestras próximas rocas, sintieron como unos alaridos en la ría, dándose cuenta de que se trataba de una foca de […]
  • Un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco | BUCEANDO POR “EL ORIENTE DE ASTURIAS” | AÑO 1927
    “El pasado jueves, día 3 de febrero, se reunió en su domicilio social la Junta directiva de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, la que después de cambiar impresiones, tomó el siguiente acuerdo:Dar un voto de gracias al Gremio de Mareantes llanisco, por el apoyo económico que presta la benéfica institución, asignándole una subvención anual de 250 pesetas.

  • All
  • Por: Maiche Perela

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad