Y DESAPARECIERON LAS MARISMAS

En los años 20 del siglo pasado, al canalizar el río desde los antiguos lavaderos hasta el puente y rellenar las dos riberas desaparecieron las marismas, y también otras muchas cosas, como los cámbaros, que viven en las rías, en las partes en que se mezclan las aguas dulces con las saladas.

Los críos de aquella época los pescaban con un trozo de red en un arco de hierro, y de carnada, una cabeza cualquiera de pescado; los cocían en latas con agua de la ría, y los comían allí mismo. 

No se hablaba entonces de contaminación ni de otras posibles complicaciones.

 

Maiche Perela Beaumont

Lámina recogida en el libro ¡Puerto, Puerto, Puerto!

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad