En el siglo XIX, a consecuencia de la penosa Matrícula de Mar, deterioro del puerto y pesquerías, empiezan los malos tiempos para las gentes de la mar, que fueron la causa del origen de la Villa y su desarrollo. 

Así, los pescadores se vieron obligados, cuando no salían a la mar, a realizar trabajos alternativos, como cultivo de huertos, jornaleros de la construcción, comercio…

Sus hijos recibían una deficiente escolarización, ya que solo  acudían a la Escuela de Primeras Letras los días que no tenían que dedicarse a la búsqueda de cebo, al cuidado de sus hermanos más pequeños, al transporte  de agua y leña… Además, a los 14 años debían embarcar.

También, lo tuvieron muy difícil  las mujeres de los pescadores, con un alto porcentaje de viudas con hijos pequeños, a resultas del servicio a la Armada, naufragios y malas condiciones de vida. Su carga diaria de trabajo era extenuante, cuidaban a la familia y la casa, preparaban la comida, hacían la ropa, lavaban en el río, laboraban en los huertos, reparaban redes y velas, descargaban y vendían pescado, participaban en la elaboración del salazón y escabeche…

 

Fuente, “Antiguos Mareantes de Llanes”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “Llanes y la mar”

 

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar