Desde antiguo, no se podía salir a la mar en fiestas religiosas, sus vísperas, sábado y domingos, aunque la Cofradía de San Nicolás conseguía Bulas, si bien tenía que compartir los beneficios de esos días  con la Iglesia o para fines religiosos, por ejemplo para la Capilla de los Mareantes.

A partir del día de San Miguel (29 de septiembre) estaba prohibido pescar antes del inicio del alba y también pernoctar en la mar, regresando las embarcaciones al atardecer. Se llevaba abundante agua, y en la cesta individual, además de ropa, pan de escanda o torta de maíz y queso.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “El Oriente de Asturias”

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar