Desde antiguo, no se podía salir a la mar en fiestas religiosas, sus vísperas, sábado y domingos, aunque la Cofradía de San Nicolás conseguía Bulas, si bien tenía que compartir los beneficios de esos días  con la Iglesia o para fines religiosos, por ejemplo para la Capilla de los Mareantes.

A partir del día de San Miguel (29 de septiembre) estaba prohibido pescar antes del inicio del alba y también pernoctar en la mar, regresando las embarcaciones al atardecer. Se llevaba abundante agua, y en la cesta individual, además de ropa, pan de escanda o torta de maíz y queso.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, “El Oriente de Asturias”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad