El día 20 de junio de 1931, recogió “El Oriente de Asturias”que un periódico gijones contaba que el día anterior habían asistido al lanzamiento desde los talleres de construcción del Musel, al mar, de un nuevo monolito de cemento para las obras que se estaban llevando a cabo en el puerto de Llanes.

Añadía que el monolito medía doce metros de ancho por 21 de largo y 7 de altura, y que al salir de las gradas pesaba 800 toneladas sin las lapas ni chimeneas que se colocarían en los días que permanecería flotando anclado en el muelle de Rivera.

Cuando quedara colocado en Llanes tendría un peso total de más de 4.500 toneladas.

Aquel monolito, en unión de otro que había en el puerto exterior, serían remolcados dentro de ocho  días a Llanes.

Y así fue.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Archivo de Fernando Suárez Cue

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad