“Al entrar en este puerto el lunes último el vapor ”Rosario” estuvo expuesto a sufrir un serio contratiempo. Parece ser que al pasar entre la “Punta del Caballo” y la “Osa” y al forzar un poco el timón para tomar rápidamente la entrada de la Barruca, pues el mar se hallaba bastante agitado, rompió la cadena que sujetada a aquel quedando por tanto el buque sin gobierno y a merced de las olas en el sitio más peligroso. El momento fue de suprema angustia para cuantas personas presenciaron el lance, pues lo probable es que fuese a embestir contra la roca junto a la cueva de San Antón, en cuyo caso era inevitable el naufragio. Milagrosamente no sucedió así, pues siguiendo sin duda la dirección que el timón le imprimó en el momento de romper la cadena e impulsado a la vez fuertemente por las furiosas olas ganó la Barra y ladeándose se libró de embestir contra las rocas de la Media Luna gracias a la pericia y la serenidad del capitán y oportunos auxilios recibidos de la gente de tierra que pudo con algunos cabos o amarres conducirle al muelle, sin sufrir avería alguna de importancia.

Mucho nos alegramos de que no hubiera tenido mas serias consecuencias el accidente sufrido, felicitando por tanto a la tripulación y armadores del buque”

 

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad