A principios del siglo XX el pescado se subastaba sobre el muelle, o si era poca cantidad, las mismas mujeres de los marineros eran las encargadas de correrlo por la villa.

Con la instalación de las fábricas de conservas y salazón el bocarte, que hasta entonces tuvo un bajo valor, aumentó de precio. Así, nuestros  pescadores abandonaron otras costeras para dedicarse de lleno a pescar “el pez de oro”, como llamaban al sabroso boquerón o bocarte.

Algunos días se reunían en nuestro puerto treinta y cinco y cuarenta vaporcillos de diversas matrículas para dejar su cargamento repartido entre las fábricas establecidas en Llanes, “Conde, Teresa y Pedregal”, “Ignacio Villarías” y “Juan Vela”.

La escena de la subasta era muy peculiar, la embarcación atracaba al muelle, si la marea subía, porque sino se quedaba en la barra.

Los compradores bajaban a bordo a examinar el bocarte. Luego volvían al muelle, donde reinaba el silencio hasta que cualquiera de ellos señalaba el precio.

Entonces, empezaba la puja salpicada de ocurrencias por parte de los marineros.

No podemos acabar sin apuntar que aquella fábricas daban ocupación a más de 200 mujeres.

Maiche Perela Beaumont

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar