El 23 de abril de 1921, a la altura de Pendueles, a un vapor de cabotaje de nombre “España”, de 70 toneladas, se le abrió una vía de agua. Percatándose el patrón del peligro que corrían de naufragar, ordenó dar toda máquina hacia la playa de la Franca, con el fin de varar el barco, cosa que logró afortunadamente.

Al día siguiente, se hallaba en aquel lugar donde se encontraba embarrancado el “España”, un carabinero llamado Bienvenido, prestando servicio de vigilancia, el cual escuchó voces de auxilio y el sonido de una sirena, pudiendo observar una lancha de pescadores que se iba a pique.

Con el fin de que le ayudasen al salvamento, disparó varios tiros al aire, llegando poco después, Alberto Santiago, conocido por Jota, con otros dos vecinos de La Franca, que en compañía de Bienvenido, condujeron en hombros, y a ratos arrastrando, un bote, desde el puente pequeño de Santiuste hasta el mar, que estaba a bastante distancia.

Una vez a flote el bote, desafiando la fuerza de la mar, que estaba imponente, remaron hasta el buque en apuros, logrando salvar con vida a la tripulación. 

Al parecer, Alberto Santiago había realizado con anterioridad otros salvamentos, por lo que seguramente fue, junto a sus compañeros, premiado por la Sociedad de Salvamento de Náufragos.

Fuente, “El Pueblo”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad