Don Pedro de Inguanzo y Rivero, que había nacido en la Herrería, y que pudo llegar a ser Papa, siempre llevó a Llanes en el corazón y lo benefició cuanto pudo, como lo demuestra que en una ocasión sorprendiera  agradablemente a los marineros de la Villa regalándoles una lancha equipada de todo.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad