Don Pedro de Inguanzo y Rivero, que había nacido en la Herrería, y que pudo llegar a ser Papa, siempre llevó a Llanes en el corazón y lo benefició cuanto pudo, como lo demuestra que en una ocasión sorprendiera  agradablemente a los marineros de la Villa regalándoles una lancha equipada de todo.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

A %d blogueros les gusta esto:

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar