Hubo un tiempo en que la mayoría de los llaniscos eran marineros. A menudo, en actas antiguas del Ayuntamiento, se dice que cierto concejal no podía asistir a la jura por hallarse ausente en la pesca de los mares.

Así, las catástrofes marineriles afectaban directamente a casi todas las familias de la Villa y del Concejo.

Refieren los historiadores que a finales del siglo XVII, con motivo de la pesca  ballenera salieron de Niembro numerosas embarcaciones y cerca de Cabu la Mar rompiose un temporal deshecho que las hizo zozobrar pereciendo infinidad de marineros.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

211
SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar