Ya desde la oscuridad de los tiempos, parece ser que a ese remanso que ofrecía el puerto de la Villa de Aguilar se le denominaba “La Concha”, por recordar en su forma a la cobertura dura, rígida y exterior que poseen, como exoesqueletos ciertos animales como los moluscos. 

Esta denominación se sigue manteniendo, hasta que entrado ya el Siglo XX, cambia su nombre por la de “Cabo Noval”. 

Fue este cambio como homenaje al ovetense cabo Luis Noval, que, durante la Guerra del Rif, observó que una patrulla mora, pretendía en plena noche entrar en el campamento español. Adelantándose a ellos gritó. ¡Tirad que son los moros! … ¡Viva España! 

Reaccionaron los militares españoles respondieron al ataque, salvándose así cientos de vidas, pero a costa de la suya, pues fue abatido a sangre fría por los rifeños. Esto ocurría el 28 de septiembre de 1909. la valentía del cabo Noval le permitió ser galardonado con la “Cruz Laureada de San Fernando” de 2ª Clase, por su sacrificio al morir heroicamente por sus compañeros.

Por doquier se constituyeron por todo el país comités que levantaron monumentos a su recuerdo, más o menos espontáneos, para rendirle homenaje, entre ellos se encontraba la calle que le dedicó la ciudad de Oviedo, de donde era oriundo, y la placa que se colocó en su casa natal, en dicha ciudad.  

Se sumó nuestra villa a estos homenajes, dándole a la antigua dársena “La Concha”, el nombre de dársena “Cabo Noval”.

Hoy en día parece que ese nombre ha desaparecido, aunque creo que todavía es su nombre oficial. Sería una pena que se perdiera y que se quedara con el nombre de la “Dársena” a secas.

153
SI TE HA GUSTADO, COMPARTE...

Al seguir navegando en este sitio, aceptas el uso de cookies. Má Información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar