Sabemos que los privilegios del Fuero de Llanes estaban vinculados a las gentes de la mar, que por entonces era la casi exclusiva dedicación de la Villa y Concejo. También, conocemos de la antigüedad de la Cofradía de los Honrados Mareantes de San Nicolás y de los motivos marineros en la ornamentación de la Iglesia Parroquial.

Llegado a este punto, es necesario que hagamos mención de que en contra de lo que suele pasar en casi todas las iglesias medievales asturianas, la de Santa María del Concejo y Villa de Llanes no fue levantada por ninguna orden religiosa, ni por ningún monasterio, sino por los hombres libres de Llanes, solo dependientes del rey. 

Y así lo proclama una erosionada inscripción, en otro tiempo en el exterior de la fábrica, que hoy flanquea el retablo mayor bajo las armas de la Villa.

 

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad